No me gusta el bricolaje

Bote de silicona transparente, pistola para aplicarla, papel de cocina, guantes y una mampara por sellar. Parece fácil. Seguro que es fácil pero llevo meses mirando de reojo el charquito y no le meto mano. Hace unas semanas me cargué de valor y compré todo eso pero me faltó, valor digo, para meterle mano al asunto. Todo tiene sus tiempos y si no que se lo pregunten al Presidente del Gobierno.

Las presiones, las malas caras, las indirectas que pasan a directas me acorralaron. Es difícil explicar como algo aparentemente tan sencillo puede acabar destrozándote un sábado soleado de invierno. No tiene importancia que gastase toda la silicona (en su mayor parte en el chándal, mampara y manos. Tampoco me importa que ese chándal tan viejo como cómodo haya tenido que acabar en la basura, de las manos restregando se quitó y la mampara con una cuchilla quedó fetén. Lo que si tiene importancia, y mucha, es perderme el sol de invierno por las calles de Granada y que a los dos días el charquito me salude de nuevo.

Me miró, le miré, al charquito digo. Por suerte en ese momento de intimidad no tenía a mano nada suficientemente contundente para apañar definitivamente la mampara, la bañera y la ducha.  Mi cabeza no cuenta que soy torpe pero no tonto, creo.

Si no he podido con ese charquito, ¿cómo pretenden que me enfrente al grifo que gotea, la puerta que roza, el portón que no cierra bien?. ¿No ven que soy más de subir por la cuesta de los chinos protegido por la muralla y escuchando el agua que sobra de los huertos de La Alhambra? ¿Cuantos malos ratos más me esperan, y le esperan, hasta que asuman los demás que soy peligroso con herramientas en las manos? ¿Cuantas más debo liar para que quede claro que estropeo más que arreglo?.

imgres

Estoy convencido que Bricomanía debería ir precedido o seguido, me es indiferente, por una coletilla como “Le recordamos que este programa ha sido rodado por especialistas” al estilo de los anuncios de coches pues debe saber el señor   Kristian Pielhoff  que su destreza no es habitual en el común de los mortales y a ciertas personas nos ha provocado tensiones innecesarias y un pánico al taladro, destornillador y alicates fuera de lo común. Kristian te la tengo jurada, que lo sepas.

Anuncios

Acerca de jose luis zurita

Sólo nos dejan opinar
Esta entrada fue publicada en de todo un poco y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s