Hubo crisis

Ha sido empezar el año y en tromba todos los Jinetes del Apocalipsis se han tornado dulces angelitos cantando a una sola voz que ha escampado y el sol sale tras la tormenta. Que estamos en la senda adecuada, que el esfuerzo (mucho más de unos que de otros) no ha sido en balde. Columnistas patrios y foráneos, telediarios, tertulianos y editorialistas  han asumido el discurso del Gobierno y ya preparan los titulares. “Hubo Crisis” titularía Cicerón.

¿Dónde hay qué firmar? Me apuntaría a esa corriente sin dudarlo un minuto si no fuese porque esa misma patulea político-mediática ni se enteró durante los años en los que se fraguó la tormenta. Tocaría feliz las castañuelas que no tengo porque fuese verdad pero desde las trincheras sólo se ven brotes negros como el hollín en forma de amigos cerrando empresas con más de treinta años a las espaldas y compañeros que se largan a sobrevivir en otros países.

Creo que están asustados. Esta vez sí. El hundimiento del consumo privado ha tocado hueso y el miedo les sube pierna arriba erizándoles el bello. Resulta que han descubierto que la infantería si tiene poder cuando decide no avanzar feliz y en bloque hacia el matadero. Un año dando palos de ciego para acabar felicitándose por conseguir los datos de marzo del 2012 no le veo más explicación.

Desconfío del seguidismo lanar tanto cómo del Flautista de Hamelin  más sabiendo que este 2013 llegaremos a seis millones y medio de desempleados y es imposible que el coche que nos lleva a todos tome velocidad crucero cuando le falta una de las ruedas fundamentales. El sector de la Construcción.

Sí, lo sé y lo tenemos asumido. Fuimos una de las arma del crimen pero el gatillo lo apretaron otros y la munición nos la dieron casi gratis. Somos un sector que se ha desmontado pieza a pieza sin quejas serias, sin malos modos. Se diría que hemos aceptado los cargos, la condena y el patíbulo anestesiados por los remordimientos propios y ajenos. Que nadie se equivoque, no es añoranza de las 800.000 viviendas año, de los aeropuertos sin aviones, de teatros por pueblo ni de autovías a ninguna parte. Se trata de quitarse el letrero de “culpables” y reconocer que es el único sector que podría asumir parte importante del desempleo y reflotar así la demanda interna para que el resto del castillo no se derrumbe del todo.

Pateando polígonos y circulando por las trincheras ya os avisaremos cuando a los brotes negros les de por verdeguear. Fuimos los primeros en sentir en nuestras costillas los mazazos de tantos errores acumulados y seguramente seremos los primeros en sentir que esto empieza a escampar.

Anuncios

Acerca de jose luis zurita

Sólo nos dejan opinar
Esta entrada fue publicada en de todo un poco y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hubo crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s