En defensa de los futboleros II

Soy lector habitual del Jhon Carlin. Me lo paso bien. Su visión de nuestro país con la distancia que le da ser guiri asimilado le permite una perspectiva sensata en sus opiniones que comparto con asiduidad. Últimamente es de lo poquito que leo en El País.

Hace unas semanas publicó “En defensa del futbolero” y, una vez más, puso por escrito algo que pienso, creo y defiendo. Pero esta vez el artículo se me hizo corto. Ya, lo sé, Carlin es un tipo listo y sabe que segundas partes nunca fueron buenas y tiene un prestigio que mantener. Tras varias semanas y confirmar que ese artículo no tendría descendencia pensé que yo no tengo prestigio que arrastrar ni lectores que defraudar así que decidí escribir lo que me faltó en ese artículo para estrenar este blog de opinión a palo seco. En “Diario de un  Comercial” seguiré contando historietas de clientes, kilómetros, cafés y bares de carretera.

Primero me dirigiré a los que juráis en arameo cada vez que dedicamos unos minutos a comentar fútbol en twitter olvidándonos que el país se va por el sumidero. Imaginad una sociedad con reglas claras, válidas en cualquier mercado nacional e internacional, jueces independientes y las mismas armas para competir. Seguid imaginando una sociedad dónde si un gestor no cumple los objetivos lo ponen en la puerta de la calle, si  una entidad no cumple con proveedores lo retirar de la escena o lo bajan de categoría o que te apliquen idéntico reglamento con independencia de los ceros que tenga tú saldo en la cuentas corriente. ¿Interesante verdad?

Futboleros ya sé que raro es el partido en el que no consideremos que el árbitro se ha equivocado ayudado descaradamente a uno de los equipo, habitualmente a favor del poderoso claro, pero son matices. ¿Os imagináis que tras el cambio del Presidente de la RFEF decida que, en adelante, el portero puede coger con las manos la pelota fuera de área?, ¿ qué partirle la espinilla al contrario sea indiferente?, ¿qué un equipo pueda jugar con veinte y al otro le amarren el portero a uno de los postes? ¿o qué la portería de uno sea de balonmano? Pues agarraos, algo así pasa en la relación de las empresas con la administración, en los impuestos, en la educación y en la sanidad. Y así nos luce el pelo.

Igual he utilizado un calzador tamaño XXL para redimir el fútbol pero creo que más de uno, en adelante, al asistir a un partido ya no sólo verá veintidós tíos en calzoncillos tras un balón para que al final gane Alemania… perdón, España.

Anuncios

Acerca de jose luis zurita

Sólo nos dejan opinar
Esta entrada fue publicada en de todo un poco. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s